Editorial


La eterna lucha contra la maqueta, lo disfruto, me gusta y es el más agotador. Peeero… Cuando ya tienes el ejemplar en tus manos… ¡Es una sensación fantástica!